La metacognición se refiere al conocimiento que uno tiene sobre los propios procesos cognitivos o sobre cualquier cosa relacionada con ellos, es decir, las propiedades de la información o los datos que sean de una forma u otra importantes para el aprendizaje. Entendemos el conocimiento metacognitivo como aquel que se refiere a como aprendemos, pensamos, recordamos.Remite a cada individuo o sujeto, aún cuando se pueda pensar más de una vez en plural cómo piensa un grupo de estudiantes por ejemplo. Al conocer la actividad cognitiva es posible ejercer un control sobre ella y permite una mayor eficacia sobre los procesos que se llevan a cabo. Este control que permite un mejor desempeño se denomina autorregulación o autocontrol.
El papel de la metacognición es una herramienta utilizada para el aprendizaje autorregulado (ya que nos permite planificar que estrategias debemos utilizar en cada situación, aplicándolas, controlando su aplicación y evaluándolas. Como consecuencia de dicho proceso poder luego transferir el aprendizaje a nuevas situaciones) y la resolución de problemas entre otras cosas.

La metacognición es la base de la formación de sujetos hábiles y estratégicos. Entendida como la reflexión sobre los propios procesos, la metacognición es fundamental en el proceso de enseñanza y aprendizaje para constituirnos en sujetos lectores críticos. (Noelia Rozanski). Cuando se desarrolla la lectura crítica realizando sus cuatro pasos de una menor criticidad a una mayor, se produce un proceso de metacognición. (Noelia Rozanski)
El prefijo "meta" hace referencia a lo que va más allá, más profundamente, que atraviesa al aprendizaje como proceso. Desde la perspectiva de la Tecnología Educativa Convencional, no es algo que interese, ya que la mente es una caja negra, lo que allí suceda no es observable y por tanto no podemos comprenderlo. Sin embrago, si nos posicionamos en la Tecnología Educativa Apropiada y Crítica la metacognición, por lo contrario, adquiere mucho valor e interés como objeto de estudio y análisis. Los alumnos asumen un rol mucho más activo en sus procesos de aprendizaje. Se espera que ellos rflexionen sobre sus acciones, capacidades y, por qué no, dificultades, lo cual redunda en una mayor responsabilización sobre su proceso de aprendizaje. En esta actitid reflexiva, los alumnos a su vez, se conciben como constructores del conocimiento, y no meros receptores.

Siguiendo a Burón (1996), podemos distinguir cuatro características centrales en referencia a la metacognición:
  • Llegar a conocer los objetirvos que se quieren alcanzar con el esfuerzo mental.
  • Posibilidad de la elección de las estrategias para
  • conseguir los objetivos planteados.
  • Autoobservación del propio proceso de elaboración de conocimientos, para comprobar si las estrategias elegidas son las adecuadas.
  • Evaluación de los resultados para saber hasta qué punto se han logrado los objetivos.
Burón, J (1996) Enseñar a aprender: Introducción a la metacognición. Ediciones Mensajero. Bilbao. en www.unrc.edu.ar/publicar/cde/05/Chrobak.htm (Eva Bonicatto)

En la "Metacognición" el aprendiz se pone "metas". Es así que pone en consideración a su propio penamiento (cómo está pensando) y aquéllo sobre lo que piensa. El alumno puede llegar mediante este proceso a la creación de sus propias reglas de aprendizaje que lo ayuden a alcanzar las estructuras de pensamiento superiores. (Jimena Lezcano).


En relación al desarrollo metacognitivo, podemos mencionar que su optimización requerirá también de un estado de flujo. Es decir, que la persona que se encuentra en dicho proceso sienta satisfacción, se encuentre motivada para conseguir el estado de involucramiento necesario con la tarea específica que ha emprendido, de tal modo que le genere expectativas positivas hacia la consecusión de la misma. El estado de flujo, posibilita encauzar las emociones a favor del desempeño y el aprendizaje. Por ello, en el desarrollo metacognitivo de la persona, este punto óptimo de su inteligencia emocional será fundamental para que dicho proceso sea significativo y valioso para el sujeto en cuestión. (Vanina Ciorciari).