Las teorías del desarrollo cognitivo , construcivismo social, y allegadas, estudian cómo se construye el conocimiento y observan la evolución de las concepciones acerca de diversas areas y campos del quehacer humano, Se relacionan con el desarrollo, madurez y prerrequisitos que trae del contexto socioeconomico y cultural y asi posea herramientas mentales especificas , para que aprenda lo que desea, necesita, etc.Se enfatiza el estudio de la estructura cognitiva y el proceso de su reacomodacion mas a nivel personal, pero anclado en los estimulos existentes (o no) de las situaciones interactivas que se producen con los otros/as.
El proceso de cambio en general, presupone adición, enriquecimiento o reestructuración de elementos anteriores, conocimientos y experiencias previas, que fueron aprendidas tanto por las personas, los grupos y las organizaciones.
Sin entrar en una ontogenesisi del aprendizaje, la evolución mencionada implica la activación de una serie de mecanismos y procesos
básicos como la atención, la percepción, la memoria, el lenguaje y el pensamiento que permiten configurar una concepción de interpretaciones que el sujeto tiene del
entorno que le rodea.
Aprender no es copiar o reproducir una realidad, sino que la persona aprende porque es capaz de elaborar en la mente, una representación personal sobre un objeto de la realidad o contenido que se aprende a partir de la experiencia, los intereses y los conocimientos previos.
El proceso de aprendizaje implica una toma de conciencia o percepción consciente, que se inicia por una confrontación de las ideas previas o conocimiento implícito con las nuevas evidencias conceptuales o procedimentales que se explícitan con un conocimiento : esto implica una reestructuración de las ideas previas cotidianas ,- muchas erroneas o prejuiciosas-, que se encaminan hacia las concepciones científicas: esto se llama cambio conceptual (Pozo, 1994)

BEATRIZ FAINHOLC


El término “cambio conceptual” alude tanto al resultado como al proceso de transformación de las concepciones de los individuos, que es el objetivo de las actividades de enseñanza y de aprendizaje. Una de las finalidades centrales de la educación, consiste en cambiar las estructuras de conocimiento de los alumnos que llegan a clase con nociones más cotidianas y superficiales a ciertas nociones más académicas y profundas.

El cambio conceptual se concibe como una “transformación en la forma de relacionarse con el mundo y se explica en función del uso del conocimiento y la adecuación del mismo a los distintos contextos”

El cambio conceptual por lo tanto, constituye una temática cuyo tratamiento educativo refiere a las modificaciones en los esquemas que rigen los aprendizajes; no es algo de “todo o nada”, es un proceso continuo que normalmente tiene en cuenta las situaciones inicial y final, pero no las instancias intermedias que caracterizan la adquisición y comprensión paulatina de los contenidos. (FERMIN P. ZANABRIA ÑAUPARI)


Sobre el cambio conceptual…
(Aporte realizado por María Laura Alvarez Revelant)

Cuando hablamos de “cambio conceptual”, hablamos de una forma de concebir la enseñanza y el aprendizaje que como dice Jiménez Aleixandre, han tenido mayor influencia en la investigación didáctica pero no necesariamente en la práctica áulica. Tal vez, debería tenerse en cuenta no como único modelo o modelo excluyente de otros, sino como parte de las estrategias a utilizar en el aula.
Es una versión o modalidad constructivista que se sitúa en una posición intermedia entre la instrucción directa y el descubrimiento. Se trata, de asignar el protagonismo del aprendizaje al alumnado y considerar sus ideas previas como punto de partida para la instrucción. Supone que estas ideas previas o alternativas pueden ser sustituidas por ideas nuevas a partir de procesos ya descritos por Piaget, como lo son la asimilación y la acomodación, produciéndose un aprendizaje significativo. En este proceso será el alumno quien deberá decidir si las ideas alternativas ya no son satisfactorias o si las nuevas explican satisfactoriamente determinadas situaciones.
El profesor deberá diseñar actividades de instrucción que promuevan el “conflicto cognitivo”, es decir, actividades que lleven al alumno a considerar que una idea ya no le sirve para interpretar una determinada situación y así sustituirla por otra. De allí la importancia de crear una secuencia didáctica cuyo hilo conductor sean las situaciones problemáticas. Situaciones auténticas, dirán los autores, donde el alumno se vea movilizado y comprometido en su resolución para progresivamente ir interesándose y resolviendo con lo que tiene y con lo que va investigando, poniendo a prueba, reinterpretandom registrando y comunicando.

Jiménez Aleixandre, M.P. (2000). El conocimiento del profesorado sobre la ciencia, su enseñanza y aprendizaje. En: Perales Palacios, F. J. y Cañal de León, P. Didáctica de las Ciencias Experimentales. Teoría y práctica de la enseñanza de las ciencias. Marfil, Alcoy, España p. 507-533.