Marshall Mc Luhan habla, en el año 1968, del concepto “aldea global”, término que refiere al cambio que produjeron los medios de comunicación audiovisual en la medida de que difundían imágenes y sonidos de cualquier lugar y momento, y ocupaban un espacio cada vez más importante en el hogar y la vida cotidiana.
La sociedad actual es una sociedad de la Información y del Conocimiento en el contexto de la Globalización donde la generalización y la ubicuidad de los medios de comunicación convierten al planeta en una aldea global que acorta las distancias y los tiempos necesarios para comunicarse.
Esta cultura de la conectividad a escala mundial, hace de las personas, ciudadanos de la aldea global, inmersos de diversas perspectivas en el mundo. Esta cultura es decisiva para que la sociedad sea efectivamente del Conocimiento, superando restricciones.
En los últimos años, la mayor parte de los jóvenes está asociado a una Comunidad virtual (linked, facebook, twitter, youtube, my space, son algunos de los más conocidos), que estaría vinculado a la idea de global e intercultural propuesta por Mc Luhan, donde prevalece lo espontáneo y la comunicación. A diferencia de los medios de comunicación de los que hablaba en la década de los ´60, en esta época muchas veces se adquiere información sin “requerirla” (por ejemplo, antes se optaba por prender una radio o el televisor; ahora, con la conectividad, es difícil realizar cierto “filtro”).
Aparece en la sociedad una manera diferente de comunicarse, intercambiar información, adquirir conocimientos, etc.

(Florencia Valenzuela)

El término aldea global metaforicamente busca describir las consecuencias socioculturales actuales de los medios electrónicos de comunicación,Sugiere que, en especial, ver y oír permanentemente personas y hechos -como si se estuviera en el momento y lugar donde ocurren- revive las condiciones de vida de una pequeña aldea: percibimos como cotidianos hechos y personas que tal vez sean muy distantes en el espacio o incluso el tiempo, y olvidamos que esa información es parcial y fue elegida entre una infinidad de contenidos.

Este se trata de un cambio trascendente, porque antes del siglo XX en que todos estos medios de carácter audiovisual comenzaron a difundirse, las comunicaciones eran dominadas por la palabra escrita. Acceder a la información escrita enfatiza que hay un autor de esa información que relata su versión, que pasó un tiempo y hay una distancia entre los hechos y la lectura, que las consecuencias de la información no serán inmediatas, y que requiere un esfuerzo consciente de la persona para convertirla en otras sensaciones. En el lado opuesto, amerita una participación detectarlo en la radio, la televisión o el cine.

Las imágenes audiovisuales de los medios pueden pasar a formar parte de nuestra vida cotidiana casi con el mismo peso que las que percibimos directamente. Si antes éramos habitantes de un mundo construido desde nuestro hogar y donde a lo sumo leíamos sobre tiempos y lugares lejanos, ahora vivimos en una aldea donde nos cruzamos permanentemente con todos los lugares y todos los tiempos, que muchas veces predominan sobre las personas y lugares con los que convivimos.

McLuhan sólo realiza un diagnóstico de estos cambios, no opina sobre si son buenos o malos.

(Agustina Luques)